flores van gogh jardin arles

Las flores de Van Gogh

Hoy vamos a compartir curiosidades. Las flores han formado parte de la decoración desde los inicios de la humanidad. Algunos pintores se inspiraron en ellas para sus cuadros y si hablamos de flores en el arte tenemos que hablar de las flores de Van Gogh.

Qué flores pintó Van Gogh

Cuando el holandés se trasladó a Arlés, pintó jardines, amapolas, girasoles y gladiolos. Usaba las flores para experimentar con las texturas, para dar una visión nueva de algo tan cotidiano como unas flores silvestres.

En su pasión por marcar los contrastes entre colores, Vang Gogh incluía flores azules contrastando con crisantemos. Iris sobre fondo amarillo, rosas, girasoles,… mezclaba flores creando composiciones únicas que siguen enamorando con el paso de los siglos.

Hay un cuadro que nos gusta especialmente en Floreando, se trata del Jarrón con gladiolos.

Una composición floral donde se ve un gladiolo con el tallo partido en la base y dos crisantemos. Nuestro espíritu es ese: prueba, crea, experimenta y compone algo único. Los dos gladiolos colocados casi que por azar, para romper la monotonía, para ofrecer un jarrón alegre y original.

Los girasoles de Van Gogh

Cuando Van Gogh pintó los girasoles buscaba impresionar a Gauguin para que este se convirtiera en su mentor.

Los girasoles son flores toscas que no habían tenido su espacio en el arte. Los utilizó para plasmar su amor a la naturaleza, para cargarlos de simbolismo y de sentimiento. La serie de girasoles está compuesta por tres cuadros con 15 girasoles, dos con 12, uno con 5 y otro con 3. En ellos se muestran girasoles sin abrir, en la fase óptima de floración y un poco marchitos, un reflejo fiel de la naturaleza.

El amarillo quedó asociado a la pintura del holandés, en los paisajes y en Los Girasoles y en La noche estrellada.

Si quieres inspirarte en las flores de Van Gogh, compra aquí tus girasoles y convierte tu casa en una obra de arte.

Ir arriba